Espresso italiano: los secretos para una degustación perfecta

03/05/2021 14:26:00

La taza de café espresso italiano
El espresso italiano nace del encuentro de varias fuerzas: la mecánica (la bomba que empuja el agua), la hidráulica (el agua que pasa por los circuitos de la máquina y el grupo), y la térmica (el calor que extrae los aceites contenidos en el polvo de café). El punto de encuentro de esta alquimia de fuerzas y energías es la taza que acoge al café expreso italiano. 
No es una taza cualquiera, sino un recipiente que respeta las reglas precisas de calidad de los materiales, geometría y ergonomía, capaz de garantizar la persistencia de la crema y la exaltación de la fragancia aromática del café.

El pasaporte a la taza de café espresso italiano

Capacidad

Según el Instituto Italiano del Espresso, organismo certificador del café Made in Italy por excelencia, la capacidad de la taza debe estar entre 50 y 75 ml, por lo que puede contener entre 25 y 30 ml de bebida extraída.

Material
La porcelana feldespática dura (cocida a altas temperaturas) es definitivamente el material a elegir, porque ofrece mayor peso, brillo, excelente conducción del calor, resistencia a los cambios de temperatura, a los golpes y a los productos químicos.

Forma
La forma recomendada es una elipse truncada, comúnmente conocida como "medio huevo", con una base interna más estrecha y redondeada y una parte superior no excesivamente ancha: dos elementos geométricos que permiten el flujo ideal de la fragancia aromática hacia la nariz y del líquido hacia la boca.

Espesor
Sirve para regular la temperatura del café extraído. También debe ser más ancho en la base y más fino en el borde, garantizando así una sensación agradable al contacto con los labios.

Temperatura
Un buen espresso llega a la taza a 80°C y debe beberse a unos 60°C, es decir, en los 2 minutos siguientes a la extracción, para mantener intactos tanto su perfil organoléptico como el elemento visual más importante: la crema. Para mantener la consistencia y el color de la crema durante más tiempo, la taza debe estar seca y caliente (40°C). Una temperatura más baja tiende a dispersar la crema en poco tiempo y a acentuar el amargor y la acidez.

Color
El color blanco translúcido, al menos en el interior y en el borde de la copa, es el más adecuado para resaltar cada mínimo matiz de color de la crema y permitir una mejor evaluación de las características del extracto.

Las cookies ayudan a mejorar el servicio que ofrecemos. Utilizando tales servicios, acepta el uso de nuestras cookies. Info